Linda Westendorp

En el año 2004 me enamoré de la práctica del yoga en la preciosa isla de Bali. En mitad de mi frenético trabajo en el sector turístico, comencé a buscar la paz interior. Un día, le pregunté a mi colega de Bali cómo hacía para estar siempre tan relajado y simpático: “Tu haces el mismo trabajo que yo, tienes que manejar los mismos problemas y debes sentir el mismo estrés. ¿Cuál es tu secreto?”. Él me miró con su sonrisa reluciente y dijo: “Hago yoga y meditación”.

Pronto el yoga formó parte de mi vida diaria. No solo los ejercicios físicos (asanas) sino también ejercicios con la respiración y de meditación. Poco a poco, empecé a sentir más tranquilidad interior y me convertí en una persona más feliz.

Después de varios años practicando yoga, empecé a sentir la necesidad de compartirlo con otros y tomé la decisión de irme a la India para convertirme en profesora. En octubre de 2013 seguí los cursos de Hatha Yoga y filosofía védica consiguiendo mi certificado de 200 horas. Este certificado está reconocido por la Alianza de Yoga en todo el mundo.

Con Granada Spirit puedo hacer lo que más me gusta: compartir el yoga y la meditación con otras personas de forma que ellos sean capaces de seguir su propio camino hacia una vida más equilibrada y feliz. Mis clases son una mezcla de asanas (posturas de yoga), estiramientos y ejercicios de respiración y meditación. Los principiantes, así como las personas más avanzadas en la práctica del yoga, son bienvenidos a Granada Spirit.

Mi objetivo es compartir el yoga y la meditación con otras personas de forma que ellos sean capaces de seguir su propio camino hacia una vida más equilibrada y feliz. Mis clases son una mezcla de asanas (posturas de yoga), estiramientos y ejercicios de respiración y meditación. Los principiantes, así como las personas más avanzadas en la práctica del yoga, son bienvenidos a Granada Spirit.

Linda Westendorp, GranadaSpirit